Hoy no hay poesía que valga: ha muerto Ernesto Sabato



Etiquetas: